Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2010

" Las cuatro leyes de la espiritualidad"

Imagen
La primera dice: "La persona que llega es la persona correcta", es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice: "lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido". Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: "si hubiera hecho tal cosa...hubiera sucedido tal otra...". No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice: "En cualquier momento que comience es el momento correcto". Todo comienza en …

POR PACO ALONSO

Imagen
Hay quienes persiguen la felicidad por caminos intrincados o efímeros,e incluso quienes la boicoetean con sus exigencias y actitudes, para que no llegue.
Sentirse bien es un propósito para cada día.
Fácil...si nos lo ponemos fácil.Acepta la vida que te ha tocado.
Respeto todos los caminos para sentirse felices y todos los tipos de todas las personas.
Aunque aquellas que solamente persiguen una dicha material, como el tener dinero o placer,tienen que entender que son metas efímeras que se quedan en la periferia del ser humano.
No le construyen por dentro, no le inundan el ama de esa gozo indescriptible de sentir que con su vida, con su trabajo, aportan más felicidad a muchos otros.Esa felicidad con mayúsculas que consiste en algo sencilloy a la vez tan sublime como disfrutar de lo cotidiano, aceptarse a uno mismo, aceptar la vida que nos ha tocado vivir y,"llenar la hora cada hora, que en esto consiste la felicidad".
Amable amigo y lector, el secreto de ponérselo fácil a la felicid…